Secret museums: the old Canadian Currency Museum, now the Bank of Canada Museum

Following our passion for discovering secret museums, we arrive at the old Canadian Currency Museum, now called the Bank of Canada Museum. It is located in Ottawa, Canada capital city, and the fourth largest city in the country.

This unusual museum was opened in 1980; It houses the largest collection of Canadian national currencies, Canadian bank money, and the world’s biggest coins and medals collection.

It operates at the Bank of Canada’s historical building, which was built in 1937, just in front of Parliament Hill.

The Bank of Canada Currency Museum mission is to preserve Canada’s numismatic heritage by administering the national coins collection and teaching the community about experiences on money, the central bank, the economy, also foster confidence in banknotes, the value of money, the Canadian financial system, and to improve the society understanding about the bank’s work and the Canadian economy.

The museum collection began with a small collection of banknotes issued by Canadian banks and now has more than 100,000 objects.

The museum is considered one of the hidden gems of Ottawa, surprises its visitors and is located in the city center, often not included in the tours. At the end of 1970, the Bank of Canada building was completely remodeled by the Canadian well-known architect Arthur Erickson, he allocated the museum in a public space and gave it a glass atrium. The museum also has a library with more than 8,000 volumes that are consulted by government departments, police, academics, and the general public.

Here we can see the money of Newfoundland from the XVII century, objects that were found during archaeological activities in Hudson Bay and chips used as currency by the dairy industry of Canada.

There are also rare and surprising objects, such as one of the only two silver dollars issued by Canada,  or the “joachimsthalers” coined in San Joaquin Valley, Bohemia, a name that was reduced to “thaler” and then to the dollar.

Thanks to the trade with the Dutch and English, “thaler” was eventually dealt with in “Daalder” and today “a dollar”.

From the XVI century, the currency of choice in the Americas was the Spanish-American dollar. These coins were made of precious metals that certainly weren’t scarce, thanks to the abundance of gold and silver in the New World. The coins were called “pieces of eight” or “8 royals” and could be subdivided into “bits”. Two bits were equivalent to a piece of 25 cents.

Practical information:

Website: Bank of Canada Museum

Free admission.

Summertime (May 1 to October 1, Monday to Sunday, 10:00 a.m. to 5:00 p.m.).

Closed on December 21, 2018, to January 1, 2019.
Regular schedule (October 1 to May 1): Tuesday to Sunday, from 10:00 a.m. to 5:00 p.m. (closed on Mondays)
Location: 30 Bank Street, at the corner of Bank and Wellington Streets, right next to Sparks Street Mall. Look for the pyramidal glass structure.

How to get there: by bus from Gatineau: any bus from the Transport Society of l’Outaouais (STO) passing through downtown Ottawa. Bus-stop  Wellington / Bank Street stop. Please check the STO website for routes and schedules.

From Ottawa: take the OC Transpo Transitway buses to the Bank Street stop or the Bank Street buses to the Sparks Street stop. Check the OC Transpo website for routes and schedules.

Car: take Highway 417 east direction, Kent Street exit and drive north to Wellington Street. Turn right at Wellington and continue to Bank Street.

From Highway 417 westbound: take the Catherine Street exit and travel west on Catherine to Kent Street. Turn right at Kent and drive north to Wellington Street. Turn right at Wellington and continue to Bank Street.

From Gatineau: cross Portage Bridge and turn left to Wellington Street. Continue to Bank Street.

It’s very easy to reach the museum. Don’t leave without going to the gift shop to have a souvenir from this unforgettable visit.

Picture: Wikipedia

Amsterdam’s sex museums

Amsterdam, the Netherlands capital city, has more than 50 museums with the most varied themes. From the iconic Anne Frank House, where the Jewish girl was sheltered until she was discovered and confined in a concentration camp where she died in 1945, to a museum dedicated to cats… Nothing can be missing at the very liberal Amsterdam.

One of the main attractions is De Wallen, red zone or red light district, famous for its prostitution, visited annually by more than 200,000 tourists, with 3,000 stores and more than 400 windows dedicated to prostitution. And although new rules and restrictions are currently running to protect the privacy and integrity of prostitutes, the neighborhood is still like a magnet for tourists.
So… What could two young tourist girls, that weren’t looking for sex, do in the red light district? Let us tell you: visit all the sex museums. Yes, you read well: “all”, not only one sex museum… There is more than one!
Of course in the Red Light District is the Eroticism Museum. It’s placed at an old warehouse in the Red Light District center, and it is very easy to identify by its sign with neon lights always on. It houses on its three levels an exhibition on the Red Light District, a typical prostitution scene recreated in wax, and an erotic art collection composed of old photographs, a John Lennon’s series of lithographs and other collections. It’s the ideal museum for those who prefer not to enter the real prostitution establishments but not stay with the desire to know how they are.

But if you want to know everything about sex in Amsterdam, it is best to visit the Venus Temple. Its collections explain how human love life was expressed during the last four millennia. The museum was inaugurated in 1985 with a few small collections, but it was so successful that it soon had to be enlarged. It is actually a labyrinth, formed by the main house in front, with two small houses behind, joined together by stairs.
The halls are named as the most famous erotic characters in history, such as Casanova Gallery or Catalina II’s room, she was tsar Pedro III ‘s wife, who, it is said, had many lovers and a special room to receive them. You cannot miss the rooms dedicated to Venus, goddess of love, Oscar Wilde and Madame de Pompadour.
Considered the oldest sex museum in the world, it is visited by half a million people each year and is one of the most successful in Amsterdam.
Practical information
The Erotic Museum: It is located in O.Z. Achterburgwal 54. It is open from Sunday to Thursday from 11 a.m. to 01 a.m., and Friday and Saturday from 11 a.m. to 02 a.m. Entrance value: 5 Euros. You can reach here walking from Dam Square.

The Venus’s Temple: located on Damrak 18, 500 meters from the Central Station. Admission costs 4 Euros.

Picture: Wikipedia

Segovia Royal Palace

We love places, but we know that to see real ones we must go to Europe. So, we packed our bags and went to Segovia.
Segovia is located less than 100 km from Madrid. This old city has been declared a World Heritage Site, and it is located in the province of Castilla y León, in the central region.

We are where used to be the Roman Segóbriga, which means Victory’s city. Its icon is an impressive aqueduct, the biggest Roman monument in Spain, with 166 arches, built stone over stone, without any mortar!
As a tourist, you might find interesting the fact that Segovia’s province, since the beginning of time, is the residence of Spanish’s monarchy. In fact, there were eleven royal residences in the province, but some of them doesn’t exist anymore and others are very famous, such as the Royal House of the Alcázar de la Borgoña and Tastámara and the Bourbon palaces like  Río Frío and Saint Idelfonso’s La Granja.

It takes 11 km from Segovia to arrive. Its history begins in 1450 with the construction of a chapel dedicated to San Ildefonso. According to a legend, Philip V visited this place and was so delighted that he decided to build a palace just as in Versailles.

Construction began in 1721; The gardens were designed by the sculptor RenatoCarlier and the gardener Esteban Boutelou, and although they resemble those from Versailles or Marly, they have their own style. The palace garden’s houses 26 fountains that offer spectacular dancing waters, mythological character’s sculptures and a 2 km labyrinth.
These gardens can be visited every day from 10 in the morning until sunset. Admission is free except when the dancing water fountains are enabled: Wednesdays, Saturdays, and Sundays from 3 pm to 6 pm. We recommend phoning or get information before going because only four fountains are enabled each day.  Other places to visit previous information, are the Partidas de la Reina, the Botanical Garden, and the Fish Farm.

We could not leave Segovia without tasting its more traditional sweet: the ponche, a traditional sponge base, made with eggs, sugar, and flour, filled with pastry cream, covered by a thin layer of marzipan and decorated with powdered sugar decorated with a red-hot,diamond-shaped iron that caramelizes sugar and gives it its unmistakable look and taste.

It is very easy to arrive at Saint Ildefonso Farm by road, bus or train. You have to reach Chamartin station and from there, it’s a bus to La Granja.


Picture: Wikipedia

[catlist name=English]

Quesos y vinos, especialidades de Menorca

No sólo de viajes viven las turistas… ¡también tenemos que comer! En realidad, nos destacamos por nuestra frugalidad, por lo que un humilde trozo de queso acompañado por un vaso de vino es más que suficiente para recuperar fuerzas y continuar viajando.

Precisamente esto fue lo que pensamos cuando llegamos a Menorca.  que junto con Mallorca, Ibiza, Formentera y otras islas más pequeñas conforman el archipiélago de Las Baleares, en España, sobre el mar Mediterráneo.

Los vinos

Menorca posee un suelo y un clima privilegiados; declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco debido a su entorno y delicado equilibrio natural, fue durante mucho tiempo una productora y exportadora de vinos artesanales muy apreciados en el Mediterráneo.

En la actualidad los viñateros menorquinos han retomado esa tradición con un producto sólo para exigentes que ha obtenido la Indicación Geográfia “Vi de la Terra”.

Según los registros documentales, en 1764 existían en Menorca unas 1500 ha. de viñas, aunque los vinos artesanales se elaboraban ya en el siglo XIII. Los vinos de Menorca partían hacia el mundo en las bodegas de la flota británica, provenientes de Alaior, Sant Climent, Ciutadella o Sant Lluís entre otras zonas de cultivo.

Los bodegueros se dedicaban en aquella época a variedades de uva como la calop, moscatel, esturell, cariñena, babarrés, giró o imperial entre las más importantes. En 1891 la plaga de filoxera arrasó los cultivos y la actividad vinícola casi desapareció de la isla, pero a fines del siglo XX se retomó esta tradición menorquina: la elaboración de vinos, sin los cuales ninguna comida ni reunión está completa, parte indisoluble de la cultura mediterránea. .

Actualmente Menorca produce nuevos vinos, basados en las técnicas tradicionales de la isla, a partir de una docena de viñedos pequeños, de cuatro o cinco hectáreas, que producen unos 60.000 litros al año.

Las cepas son exclusivamente Cabernet Sauvignon, Merlot, Monestrell, Tempranillo y Syrah para los tintos, y Chardonnay, Macabeo, Malvasia, Moscatel, Parellada y Moll, para los blancos. Además, todas las botellas son controladas, numeradas y certificadas.

Para empezar, las viñas de Menorca cuentan con el privilegio de ser cultivadas en un suelo y un clima excepcionales y protegidos: suelos calcáreos y de piedra arenisca, vientos tramontanos, aire salino, sol todo el año y la lluvia necesaria, determinan sus características únicas.

Para obtener uvas de excelente calidad, además del amoroso cuidado de los viñateros, la producción se limita a 8.000 Kg. de uva por hectárea. Durante la vendimia se seleccionan cuidadosamente las uvas sanas, y la elaboración se realiza en base a prácticas tradicionales. El resultado: tintos brillantes, color cereza, con aroma a frutas rojas y especias; blancos de color amarillo pálido, aromáticos y florales, frescos y secos en boca, en especial los elaborados con uva malvasía proveniente del Parque Natural de la Albufera del Grao.

El queso Mahón

Si creías que con esto no era suficiente… espera, porque todavía no hemos probado el queso Mahón-Menorca, considerado una joya de la gastronomía mediterránea.

Quienes visiten el campo menorquín verán antiguos muros de piedra que dividen las pequeña parcelas en las que, desde hace generaciones, se cría ganado manteniendo el equilibrio ecológico, por lo cual la isla fue declarada Reserva de la Biósfera por la Unesco.

Los antiguos pastores se dedicaron también a la elaboración de queso; en el siglo V ya se hacía referencia al queso de la isla, y en el año 1000 los árabes destacaron sus virtudes. Sin embargo, su consagración llegó durante el imperio británico, cuando comenzó a ser conocido como Mahón, capital oficial de la isla y ciudad-puerto por donde salían los quesos menorquines hacia el mundo.

Actualmente, Mahón-Menorca es Denominación de Origen Protegida del queso de la isla, un delicioso producto que únicamente aquí adquiere su sabor, textura y aroma, debido al clima y geografía de Menorca y la forma de elaboración, que se transmite de generación en generación desde hace siglos.

Así, el “formatjat” del queso Mahón, es decir, su proceso de elaboración en los “llocs” o fincas donde se realiza, lleva a obtener esta verdadera joya de la gastronomía, que está lista para ser saboreada después de madurar en cavas donde adquiere la corteza tradicional, untada con aceite y pimentón.

Hay tres tipos de queso Mahón-Menorca: tierno, semi-curado y curado. La diferencia está en el tiempo de maduración y los sabrosos productos finales permiten diferentes combinaciones.

El queso Mahón-Menorca es un queso de leche entera de vaca, con forma de paralelepípedo y bordes redondeados. La pieza entera tiene entre 5 y 9 cm. de altura y 1 a 4 Kg. de peso. Su corteza es de color amarillento a naranja, pasta firme, de color blanco marfil a amarillento, con ojos pequeños, redondeados y de distribución irregular.

Su sabor suave, natural de la isla, ligeramente ácido y salado, recuerda la leche y la mantequilla, y a medida que el queso madura los aromas y sabores se hacen más intensos y complejos hasta llegar al picante.

El tierno es de color y sabor suaves y corteza blanda; lleva de 21 a 60 días de maduración. El semi-curado, inconfundible con su corteza color naranja o parda si es artesanal y su dejo a avellanas tostadas, con el “bouquet” típico, lleva 2 a 5 meses de maduración y es ideal para combinar con pan tostado, tomates, ensaladas y dátiles. Combinado con mermelada es el tradicional postre “jaleo”. El curado, intenso, de textura firme y quebradiza, se deshace en escamas al cortarlo; su sabor picante armoniza con frutos secos y uvas.

Ahora sí, sentémonos en esta mesa frente al mar y… ¡bon apetit!

Museos del sexo en Ámsterdam

Ámsterdam, la capital de Holanda, tiene más de 50 museos de las más variadas temáticas.  Desde la emblemática Casa de Ana Frank, donde estuvo refugiada la joven judía hasta que fue descubierta y confinada en un campo de concentración en el que murió en 1945 hasta un Museo de los Gatos… nada puede faltar en la muy liberal ciudad de Ámsterdam.

Uno de los principales atractivos es De Wallen, zona roja o barrio rojo, famoso por sus locales de prostitución, visitado anualmente por más de 200.000 turistas, con 3.000 locales y más de 400 vidrieras dedicadas a la prostitución.

Y aunque actualmente imperan nuevas reglas y restricciones destinadas a proteger la intimidad e integridad de las prostitutas, el barrio sigue siendo un imán para los turistas.

Entonces… ¿qué podríamos hacer dos chicas turistas que no estamos buscando sexo en el barrio rojo?  Déjanos decírtelo: visitar los museos del sexo. Sí, leíste bien: “los”,no “el” museo del sexo, porque… ¡hay más de uno!

Por supuesto en el Barrio Rojo se encuentra el Museo del Erotismo. Funciona en un antiguo almacén en el centro del Barrio Rojo y es muy fácil identificarlo por su cartel con luces de neón siempre encendidas. Alberga en sus tres siguientes pisos una exposición sobre el Barrio Rojo, una recreación en figuras de cera de una escena típica de prostitución y una colección de arte erótico compuesta por antiguas fotografías, una serie de litografías de John Lennon y otras colecciones.

Es el museo ideal para quienes prefieren no entrar a los verdaderos establecimientos de prostitución pero… no quedarse con las ganas de saber cómo son.

Pero si quieres saberlo todo sobre el sexo en Ámsterdam, lo mejor será visitar el Templo de Venus.

Sus colecciones explican cómo se expresó la vida amorosa humana durante los últimos cuatro milenios. El museo fue inaugurado en 1985 con unas pequeñas colecciones, pero tuvo tanto éxito que en seguida se tuvo que ampliar.´ En realidad es un espacio laberíntico, formado por una casa principal adelante y dos pequeñas casas detrás unidas por escaleras.

Las salas tienen los nombres de los personajes eróticos más famosos de la historia, como Galería Casanova o Sala Catalina II, esposa del zar Pedro III de quien, se dice, tenía muchos amantes y una sala especial para recibirlos. No pueden faltar las salas dedicadas a Venus, diosa del amor, Oscar Wilde y Madame de Pompadour.

Considerado el museo del sexo más antiguo del mundo, es visitado por medio millón de personas cada año y es uno de los más exitosos de Ámsterdam.

Información práctica

Museo del erotismo.   Se encuentra en O.Z. Achterburgwal 54.  Está abierto de domingo a Jueves: 11 a.m.-01 a.m., y viernes y sábados de 11 a.m.-02 a.m.  Valor de la entrada 5 euros.  Se llega caminando desde la plaza Dam.

Templo de Venus: se encuentra en Damrak 18, a 500 metros de la Estación Central. La admisión cuesta 4 euros.

Foto: vía Wikipedia

El Palacio Real de Segovia

Los palacios nos encantan, pero sabemos que para ver verdaderos palacios hay que viajar a Europa. De manera que hicimos nuestras valijas y nos fuimos a Segovia.

Segovia se encuentra a poco menos de 100 Km. de Madrid. La ciudad vieja ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad, se encuentra en la provincia de Castilla y León, en la región central.

Estamos en la Segóbriga romana, que significa Ciudad de la Victoria; su emblema es un impresionante acueducto, el monumento romano más grande de España, con 166 arcos construidos de piedra sobre piedra ¡sin ningún tipo de argamasa!

Interesará al visitante saber que la provincia de Segovia es desde el comienzo de los tiempos, la residencia de la monarquía española. De hecho, hubo en total once residencias reales en la provincia, aunque algunas ya no existen y otras son muy famosas, como la Casa Real del Alcázar de los Borgoña y Tastámara y los palacios borbones de Río Frío y de la Granja de San Ildefonso.

Esta se encuentra a 11 Km. de Segovia; su historia comienza en 1450 con la construcción de una ermita dedicada a San Ildefonso. Según la leyenda, Felipe V visitó este lugar y quedó tan encantado que decidió construir un palacio igual al de Versalles.

La construcción comenzó en 1721; los jardines fueron diseñados por el escultor Renato Carlier y el jardinero Esteban Boutelou, y aunque se parecen a los de Versalles y Marly, tienen estilo propio. Alberga veintiséis monumentales fuentes con espectaculares juegos de agua, esculturas de personajes mitológicos y un laberinto cuyos senderos suman 2 Km. de extensión.

Estos jardines se pueden visitar todos los días del año de 10 de la mañana hasta la puesta del sol; la entrada es gratuita excepto los días en que se habilitan las fuentes: miércoles, sábados y domingos de 15 a 18. Recomendamos informarse ya que sólo se ponen en funcionamiento cuatro fuentes cada día. Otros lugares para visitar previa consulta son las Partidas de la Reina, el Jardín de la Botica y la Piscifactoría.

No podíamos dejar Segovia sin saborear su dulce más tradicional: el ponche, una base de bizcocho tradicional, elaborado con huevos, azúcar y harina, relleno de crema pastelera, cubierto por una fina capa de mazapán y adornado con azúcar impalpable sobre el que se aplica un hierro candente de diseño romboidal que carameliza el azúcar y el otorga su aspecto y sabor inconfundibles.

Es muy fácil llegar a la Granja de San Ildefonso por carretera, en autobús o en tren hasta la estación de Chamartin y desde allí en autobús hasta La Granja.

Foto: vía Wikipedia

Museos secretos: el antiguo Museo de la Moneda de Canadá, hoy Museo del Banco de Canadá

Siguiendo nuestra costumbre de descubrir museos secretos, llegamos al antiguo Museo de la Moneda de Canadá, actualmente llamado Museo del Banco de Canadá.  Se encuentra en la ciudad de Ottawa, capital de Canadá y cuarta ciudad más grande del país.

Este insólito museo fue inaugurado en el año 1980; alberga la mayor colección de monedas nacionales de Canadá, billetes de banco canadienses, y la más grande del mundo de monedas y medallas.

Funciona en el edificio histórico del Banco de Canadá, que fue construido en el año 1937, justo frente a Parliament Hill.

La misión del Museo de divisas del Banco de Canadá es preservar el patrimonio numismático de Canadá a través de la administración de la colección nacional de monedas y transmitir a la comunidad experiencias sobre el dinero, el banco central, y la economía, fomentando la confianza en los billetes de banco, en el valor de dinero, y en el sistema financiero de Canadá, y también para aumentar la comprensión de la sociedad acerca del trabajo del Banco y la economía de Canadá.

El acervo del museo se inició con una pequeña colección de billetes emitidos por bancos autorizados de Canadá y actualmente cuenta con más de 100.000 objetos.

El Museo es considerado una de las joyas ocultas de Ottawa, sorprendiendo a sus visitantes ya que aunque se encuentra en el centro de la ciudad, muchas veces no es incluido en los recorridos turísticos. A fines de 1970 el edificio del Banco de Canadá fue completamente remodelado por el renombrado arquitecto canadiense Arthur Erickson, que destinó al museo un espacio público y un atrio acristalado. El Museo cuenta también con una biblioteca de más de 8.000 volúmenes que es consultada por departamentos del gobierno, policía, academias y público en general.

Aquí podremos ver el dinero de Terranova en el siglo XVII, objetos hallados en excvaciones arqueológicas en la Bahía de Hudson y las fichas utilizadas como moneda en la industria láctea de Canadá.

También hay objetos raros y sorprendentes, como uno de los dos únicos dólares de plata emitidos por Canadá, los primeros “dólares” del mundo o “joachimsthalers” acuñados en el Valle de San Joaquín, en Bohemia, denominación que se redujo a “thaler” y luego a dólar.

Gracias al comercio con los holandeses y el Inglés, “thaler” con el tiempo se convirtió en “Daalder” y hoy “un dólar”.

A partir del siglo XVI, la moneda de elección en las Américas era el dólar español-americano. Estas monedas fueron hechas de metales preciosos y ciertamente no eran escasos, gracias a la abundancia de oro y plata en el Nuevo Mundo. Las monedas eran llamadas “piezas de a ocho” u “8 reales” y podían ser subdivididas en “bits. Dos bits equivalían a una pieza de 25 centavos.

Información práctica sobre el Museo:
Sitio web: Museo del Banco de Canadá
Admisión: gratis.
Horario de verano (1 de mayo al 1 de octubre,de lunes a domingo, de 10:00 a 17:00.
Cerrado del 21 de diciembre de 2018 al 1 de enero de 2019.
Horario regular (1 de octubre al 1 de mayo): de martes a domingo, de 10:00 a 17:00 (cerrado los lunes)
Ubicación:30 Bank Street, en la esquina de las calles Bank y Wellington, justo al lado del centro comercial Sparks Street. Busque la estructura piramidal de vidrio que da a Bank Street.
Cómo llegar: en bus desde Gatineau: cualquier autobús de la Sociedad de transporte de l’Outaouais (STO) que pase por el centro de Ottawa lo llevará al Museo. Salga del autobús en la parada de Wellington / Bank Street. Por favor, consulte el sitio web de STO para las rutas y horarios.
Desde Ottawa: tome los autobuses OC Transpo Transitway hasta la parada de Bank Street o los autobuses de Bank Street hasta la parada de Sparks Street. Consulte el sitio web de OC Transpo para conocer las rutas y los horarios.
En tu propio automóvil: sesde la autopista 417 en dirección este: toma la salida de Kent Street y conduce hacia el norte hasta Wellington Street. Gira a la derecha en Wellington y continúa hasta Bank Street.
Desde la autopista 417 en dirección oeste: toma la salida de Catherine Street y viaja en dirección oeste por Catherine hasta Kent Street. Gira a la derecha en Kent y conduzca hacia el norte hasta la calle Wellington. Gira a la derecha en Wellington y continúe hasta Bank Street.
Desde Gatineau: cruza el río en Portage Bridge y gira a la izquierda en Wellington Street. Continúa hacia Bank Street.

El Museo es completamente accesible. No lo dejes sin pasar por su tienda de regalos para llevar un recuerdo a casa de esta visita inolvidable.

Foto: vía Wikipedia